¿Por Qué No Aumentan de Volumen los Brazos?

Es común observar en los gimnasios muchas personas entrenando asiduamente los bíceps y los tríceps, pero que no consiguen ganar ese volumen muscular en los brazos que tanto desean.

En general es porque están haciendo las cosas mal, y se debe a los siguientes factores:

1. Están sobreentrenando.

2. Se están alimentando mal.

3. Realizan mal las técnicas de los ejercicios.

4. Poseen una mala genética.

Voy a comentar algunas cuestiones al respecto:

1. Sobreentrenamiento:

Es uno de los errores más frecuentes que impide a los brazos ganar volumen muscular. Los bíceps y tríceps son músculos chicos y si se sobreentrenan no tienen tiempo de recuperarse.

El aumento de masa muscular se da durante el descanso, después de haber pasado por un período de recuperación.

Muchas la secuencia de entrenamiento se basa en hacer primero pecho y luego tríceps en la misma sesión, y hay que tener en cuenta que al entrenar el pecho ya estás trabajando tríceps también, y luego lo entrenas en forma específica. Igual situación se da con el entrenamiento de espalda seguido del de bíceps. Conociendo ésto, no hay que excederse en las series. Por ejemplo: si se hizo una gran cantidad de series de espalda y después se hacen muchas series de bíceps, hay que tener en cuenta que a las series específicas de bíceps se le suman las que hiciste anteriormente para espalda en las cuales también trabajaste los bíceps, y la consecuencia es el sobreentrenamiento con la falta de aumento de volumen.

2. Mala Alimentación:

En gran parte de los casos, el hecho de no conseguir aumentar masa muscular en los brazos se da por una mala alimentación, generalmente porque se consumen pocas calorías y proteinas. La consecuencia es que no sólo no crezcan los brazos, sino ningún grupo muscular.

3. Técnicas de ejercicio mal hechas:

Se ve en los gimnasios que mucha cantidad de gente trabaja los bíceps y tríceps con una técnica errónea. Hacen la mayor parte del esfuerzo utilizando otros grupos musculares que no sean los bíceps y los tríceps. Por ejemplo: para hacer curls parado con barra, balancean el cuerpo, hacen rebotes, ayudan el impulso con los hombros, etc. haciendo que el esfuerzo se diluya y los bíceps no trabajen como corresponde.

Se puede “hacer trampa” en las 2 ó 3 últimas repeticiones de cada serie para aumentar la exigencia al músculo. La fase negativa de la repetición debe hacerse en forma lenta, ya que así se intensifica la exigencia al músculo.

No se usar pesos excesivos que nos impidan realizar una buena técnica focalizada en bíceps y tríceps.

4. Mala genética:

Es lo más difícil de solucionar, pero con un entrenamiento adecuado, haciendo los ejercicios con técnica correcta, una buena alimentación y suplementación, descanso suficiente, y el uso de algún Esteroide, pueden lograrse buenos resultados, venciendo a la mala genética.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.